Las hierbas y especias dan energía a cualquier tipo de cocción. Cambie la hierba o especia y el plato variará por completo en gusto y aroma.

¿Cómo almacenar las hierbas y especias? Se deben comprar las hierbas deshidratadas y las especias en pequeñas cantidades. Mantenerlas en recipientes herméticamente sellados donde no estén expuestos al calor y a la luz y utilizarlas dentro de los 10 o 12 meses siguientes. El sabor de las hierbas deshidratadas desaparece con rapidez.

Otra opción es cultivar hierbas frescas en macetas. Se deben lavar bien las hierbas frescas, envolverlas con papel absorbente y refrigerarlas por una semana.

Maneras de agregar hierbas y especias frescas a la comida:

-Albahaca y menta: Es una combinación con salsa de tomate y ensalada de vegetales marinados.

-Romero y tomillo: Son ideales para papas al horno y pollo asado. Se debe frotar el pollo con el romero antes de asarlo y espolvorear tomillo fresco cuando salga del horno. Una hierba se cocina, la otra es fresca y ambos sabores combinan perfectamente.

-Polvo de curry y cebollas salteadas: se debe agregar el curry a las cebollas salteadas para obtener un delicioso aderezo para los vegetales fríos.

-Canela, pimienta de jamaica, pimiento rojo, ajo y aceite: Con ellos se puede preparar una pasta con camarones antes de llevarlos a la parrilla.

Como el espectro de hierbas y especias que se consiguen en los mercados es amplia, se puede tender a exagerar. La mejor manera de conocerlas es cocinar platos que contengan únicamente una hierba o una especia, para aprender cómo interactúa con los diferentes alimentos y observar cómo su sabor se intensifica al cocinarlas y descubrir si realmente gustan.

Por Yudimig Puche