La montaña Cara del Indio, el Urípica y el Autana le saludan.
Conocer el Autana lo conectará a las tradiciones y cultura de los indígenas venezolanos. Foto: José López

En esta próxima Semana Santa 2017 puede darse la oportunidad de conocer un destino místico en el corazón del Amazonas: El Autana Tepuy.

Declarado monumento Natural en 1978, el cerro Autana tiene una altura de 1250 metros sobre el nivel del mar y es conocido como “El árbol de la vida” de la etnia Piaroa, por la leyenda que cuenta que de allí provinieron todos los frutos con los que el hombre se alimentó en la selva amazonense.

Gastronomía, naturaleza y momentos de contemplación se combinan en esta aventura que le reconfortará el alma y lo llevará frente a lo sagrado.

Un viaje que le permitirá sentir la pureza y conocer las tradiciones de una comunidad que cree en lo místico y maravilloso de su Dios Wahari (Dios de los Piaroa).

Saliendo al Autana

Un vuelo de unos 45 minutos une a Caracas con el Aeropuerto Cacique Aramare en Puerto Ayacucho, donde será recibido con un abrazo caluroso y los servicios de la compañía de turismo que usted escoja para hacer esta travesía, que puede durar 5 días y 4 noches.

La aventura comienza por las calles tranquilas de esta pequeña ciudad fronteriza. Un lugar para hospedarse es el Hotel Venetur Amazonas que, a pesar de que falta un poco de cariño en sus instalaciones, puede brindarle una estadía cómoda.

Hotel Venetur Amazonas es una parada antes de ir al Autana.
El Hotel Venetur Amazonas cuenta con cómodas habitaciones en las que puede descansar antes de salir al Autana. Foto: José López

Antes de emprender el viaje a lo sagrado, no se puede olvidar de pasar por un lugar en el que la gastronomía le sorprenderá: El Restaurante La Pusana. Una parada obligatoria para los aventureros.

La Nena Silva es la encargada de ofrecerle los exóticos platos del Amazonas ¡Pruébelos! La araña mona asada le sorprenderá, aunque los gusanos de moriche fritos generan impacto.

Los bachacos fritos con ese toque ahumado son deliciosos. También hay platos sencillos como pescado de río frito acompañado de una harina de casabe con vegetales que lleva el nombre de cabeza de gallo.   

Araña mona asada y gusanos de moriche.
La araña mona asada es un plato típico del Amazonas. Foto: José López

Navegando por el Autana

Antes de salir del hotel aproveche cargar su teléfono celular y cámara, porque no tendrá otro lugar para conectarse cuando vaya rumbo al puerto del Río Sipapo para embarcar un bongo (embarcación), en el que navegará dos ríos para llegar a la comunidad de Ceguera.

Tenga mucha paciencia. Son entre seis y ocho horas de navegación dependiendo del nivel del río o el motor que tenga la embarcación. Pero no se preocupe, valdrá la pena la espera.

Mientras va en el bongo disfrute de la vista, los colores, la fauna y también de las paradas para echarse un baño en las coloridas aguas.

Son entre 6 y 8 horas de navegación en el bongo.
Los escenarios son magnificos al navegar el Río Autana rumbo a Ceguera. Foto: José López

Al llegar a la comunidad de Ceguera tendrá su recompensa. La montaña Cara del Indio, el Urípica y el Autana le saludan y sorprenden su vista. Un escenario magnífico que lo invita a dar las gracias a la vida y a Venezuela por ese momento sublime.

Las noches son tranquilas en la comunidad de los Piaroa. Puede dormir en una carpa o en una churuata, dentro de una hamaca con mosquitero, arrullado por el sonido del río Autana.

Y si lo desea, se puede recostar en la gran laja y disfrutar de un cielo estrellado y ¡Feliz Noche!

Explorando el Autana

Al día siguiente, puede decidir si quiere hacer el trekking para subir al cerro Urípica, que en lenguaje Wotjuja significa cuidador o celador.

Es el lugar mar cercano para esta aventura, porque los Piaroa tienen prohibido subir al Autana por el significado religioso que tiene en su cultura.

La caminata se realiza por una selva virgen. Trate de no separarse del grupo, de mantenerse hidratado, ya que la temperatura es de unos 40ºC y la humedad es casi de 100%.

Unos 2,5 litros de agua pueden rendir si los administra bien. Son cuatro horas de trekking aproximadamente, entre ida y vuelta.

El recomendable llevar bloqueador solar, ropa con tecnología dry-fit, una gorra, zapatos cómodos y el repelente contra mosquitos. Porque los puri-puri lo acompañarán en su paso por la selva verde del Amazonas.

Al llegar al mirador del Autana tendrá un momento digno para contemplar la grandeza. La inmensidad de la naturaleza y lo privilegiado que es por estar allí.

Vista del Autana desde el mirador en el Urípica.
La vista del Autana desde el Urípica es sublime. Foto: José López

Vicente Barletta, quien es guía turístico de la zona cuenta siempre a sus aventureros que para los Piaroa todas “las personas que quieran ir al Autana deben ser realmente puras. Porque así lo dicta su Dios Wahari”.

Así que si tiene la oportunidad de hacer este viaje místico en esta Semana Santa 2017, o en otra oportunidad, siéntase parte de algo sagrado.

Río Autana desde la Comunidad de Ceguera.
La Comunidad de Ceguera es un escenario que lo reconfortará. Foto: José López

Forme parte de esta aventura con Akanan Travel & Adventure

Por José López