esclavitud infantil
Trabajo infantil. Foto referencial

Desde 1997, cada 16 de abril se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil. La fecha hace honor a la memoria del niño paquistaní Iqbal Masih; quien comenzó a trabajar desde los cuatro años de edad.

En 1992, Masih alzó la voz contra la explotación de los más débiles, hastiado de una vida a la cual fue sometido sin consideración alguna.

Tenía cuatro años cuando su padre, a cambio de un préstamo de 600 rupias (moneda de Pakistán) para pagar la boda de su hijo mayor, decidió entregar al pequeño Iqbal al propietario de una fábrica de alfombras.

Para saldar la deuda, Iqbal trabajaba doce horas al día trenzando alfombras por una rupia diaria. Sin embargo, con los intereses desorbitados, la deuda no paraba de crecer.

Lea también: 7 curiosas tradiciones de Semana Santa

Día Mundial Esclavitud Infantil
Foto referencial

Activista a los 10 años

El pequeño pasó su infancia trabajando en un régimen de semiesclavitud. Sin embargo, pudo escapar de la empresa a los 10 años.

En ese momento, Iqbal asistió a un mitin sobre derechos humanos y su vida cambió radicalmente.

Consiguió la libertad a través de una campaña del Frente de Liberación del Trabajo Forzado y se convirtió en un activo luchador contra la esclavitud infantil. Incluso consiguió cerrar empresas en la que se explotaban a menores.

Su ejemplo trascendió y recibió premios internacionales en Estocolmo y en Boston, con los que decidió abrir una escuela. Sin embargo, el 16 de abril de 1995 fue asesinado, cuando contaba con 12 años de edad, mientras conducía su bicicleta en las calles.

En su honor y homenaje, determinadas ONG han establecido este día como el día Mundial contra la Explotación Infantil.

Para 2015 se calculaba que 400 millones de menores en todo el mundo eran esclavos: 168 millones trabajaban y 85 millones de ellos lo hacían en condiciones peligrosas.

Con información de Ciprevica.org y El Norte