Imagen cortesía

Así como la Navidad, la Semana Santa es una de las festividades religiosas más importantes para los creyentes de la fe católica, porque conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret; quien según la “Santa Biblia”, es el hijo de Dios.

Semana Santa: días de reflexión

Para sus fieles, estos días son propicios para la reflexión y el recogimiento espiritual. En familia, van a la iglesia y en sus hogares practican la oración de manera individual y colectiva. También realizan paseos y degustan comidas típicas de la fecha como: la sopa de pan, el pescado y dulces de lechosa, coco, entre otros.

Católicos

Ralph Ronny Pérez, Vicario de la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria en Caracas, contó que la Semana Santa o Semana Mayor, es de profunda riqueza para los católicos porque en ella confluyen: el final del tiempo de Cuaresma, el solemne Triduo Pascual y el inicio del tiempo de Pascua.

Especificó que los días lunes, martes y miércoles, pertenecen a la Cuaresma; mientras que el jueves en la tarde inicia el Triduo Pascual, que simboliza la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. “Ese día celebramos la eucaristía con la última cena, en la que tiene lugar el llamado “lavatorio de los pies”; que expresa el servicio al que están llamados los sacerdotes”, detalló Pérez.

Imagen cortesía

Recordó que el Viernes Santo conmemoran el sacrificio redentor de Cristo en su crucifixión y muerte. Según expuso el eclesiástico, este día es el único día del año en el cual no hay celebración de la Eucaristía, sino sólo la conmemoración de la pasión y la comunión.

“El Sábado Santo, no hay celebración, acompañamos a María en su dolor por la muerte de su Hijo. Al caer la tarde se desarrolla una Vigilia Pascual; actividad donde se celebra la Resurrección de Cristo y el triunfo sobre el pecado y la muerte. Esta alegría se extiende en toda la Iglesia a lo largo de 50 días; una cincuentena pascual que concluye con la fiesta de Pentecostés”, subrayó.

Simbología católica

La cruz, es un símbolo del mayor amor de Dios por los hombres. “En ella entregó su vida Jesús en rescate nuestro para remisión de nuestros pecados; adquiriéndonos así la salvación. Ahora es signo de misericordia”, destacó el clérigo.

El pan y el vino, fueron usados por Jesús en la última cena; y representan la Eucaristía.

Evangélicos

La pastora de la Iglesia evangélica Las Buenas Nuevas, ubicada en Biscucuy, estado Portuguesa, María Lourdes Canelones, contó que los cristianos evangélicos celebran la Semana Mayor con alegría y adoración, “pero no a una cruz con un cristo muerto, sino al que resucitó al tercer día y aún hoy renace y vive entre los corazones de los hombres, transformando sus mentes y cambiando de forma radical sus vidas”, aseveró.

Imagen cortesía

Agregó que, “el pueblo cristiano de este tiempo se siente Bienaventurado, porque aun cuando no le vimos, ni le tocamos, ni caminamos con él en tiempo, creemos por fe que vive y lo celebramos, no solo en Semana Santa; sino cada día de nuestras vidas. El hecho de que Jesús murió clavado en una cruz para nuestra salvación es un recordatorio de su amor incondicional. La cruz está vacía, él vive”, afirmó.

Budistas

Sulkari Stengel, practicante del Budismo Nichiren; pertenecientes a la Soka Gakkai Internacional de Venezuela, señaló que para esta religión no tiene significado alguno la Semana Santa.

“Respetamos esta fecha como tradición y cultura, más no la celebramos porque no creemos en ningún Dios, ni nada externo. Creemos en el Potencial inherente que hay en cada uno de los seres humanos, denominado por nosotros como Budeidad o despertar espiritual, el cual lo activamos con la oración diaria Daimoku del Nam Miojo Rengue Kio.

Judíos

Para Victoria Benaroch, “la Semana Santa conmemora la resurrección de Jesús, mientras que La Pascua Judía llamada Pesaj, celebra la salida del pueblo hebreo, que representa la salida de todo judío de la esclavitud egipcia. Se alaban en fechas distintas y a veces caen cercanas. Este año caen casi al mismo tiempo. El calendario Hebreo es lunisolar, por esta razón las festividades judías, no siempre coinciden en el mismo día del calendario de la era cristiana”, argumentó la creyente.

Imagen cortesía

Comunicó que la Pascua de los judíos, se celebra una semana y se hacen dos cenas de pascuas donde se lee la historia de la salida de Egipto. “En Pesaj, los judíos no comemos pan, sino matza o pan ázimo; para conmemorar que durante la estadía de los judíos en el desierto no se leudaba el pan. En la última cena vemos a Jesús comiendo ese pan y alabando pesaj. La Pascua Judía celebra la libertad espiritual del pueblo judío”, enfatizó Benaroch.

Dijo que para los judíos la cruz no tiene ningún significado religioso. Diariamente bendicen el vino y el pan y son símbolos importantes en todas sus festividades y tradiciones; por lo que los alaban con rezos especiales.

Mormones

Para Eder Jiménez, presidente de la Estaca Urdaneta de Caracas, relató que mundialmente la Semana Santa tiene un  significado espiritual muy profundo para los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y que responde a la  conmemoración de la Pascua de Resurrección del Salvador.

Imagen cortesía

Entre las actividades que llevan a cabo durante esta fecha se encuentran: la conferencia general mundial, que consiste en una transmisión  satelital desde Lago Salado en Utah en los Estados Unidos, que promueve mensajes inspirados en la vida y obra de Jesucristo y en cómo sus devotos pueden aplicar sus enseñanzas en sus vidas. Asimismo, los mensajes del Domingo de Resurrección se centran en el rol del sacrificio de Jesucristo en la vida espiritual de los hijos de Dios sobre la faz de la tierra.

Otros de los eventos que desarrollan los mormones durante la Semana Mayor, es la reunión sacramental especial; donde se congregan en las capillas locales para renovar los convenios que ha hecho con su Padre Celestial. Sus mensajes están enfocados en el sacrificio, la muerte y la resurrección de Jesucristo.

“En el seno de las familias la mayoría de las veces muchos deciden durante estas fechas visitar a sus familiares, quedarse en casa y descansar reflexionar sobre su vida espiritual o realizar cosas que edifiquen la fe y fortalezcan los lazos familiares”, manifestó el representante.

Referente al significado de la cruz, los mormones recuerdan a Jesucristo como un ser resucitado, reconociendo que “él venció la muerte”. Uno de los presidentes de la Iglesia, Gordon B. Hincley, “la cruz es el símbolo del  Cristo agonizante; mientras que nuestro mensaje es una declaración del Cristo viviente”.

Con respecto al pan, para los miembros de esta congregación representa el cuerpo de Cristo y el vino representa su sangre. “No consumimos vino ni bebidas alcohólicas y al vino lo  reemplazamos por agua tanto el pan como el agua forman parte de la Santa Cena y son una parte fundamental de los convenios que hemos hecho con el Padre Celestial y renovamos dichos convenios semanalmente todos los domingos en la reunión Sacramental”, finalizó Jiménez.

Testigos de Jehová

Edgar Arcila, refirió que, “aunque la Semana Santa en teoría conmemora la muerte y resurrección de Jesús; tiene muchas costumbres paganas,  como las procesiones. Según Las Grandes Religiones Ilustradas, mucho antes de Cristo, los babilonios colmaban a las imágenes sagradas de mil atenciones. Se cubrían las estatuas con ricas vestiduras; se las adornaba con collares, brazaletes y anillos; descansaban en lechos suntuosos y se las sacaba en procesión”.

Imagen cortesía

De igual manera relató que, “los testigos de Jehová somos cristianos, no usamos la cruz y tampoco la veneramos porque la Biblia no indica que Jesús haya muerto en una cruz, sino en un madero de una sola pieza. También le da este claro mandato a los cristianos: “Huyan de la idolatría”. Y usar la cruz en el culto constituye un ejemplo de idolatría (1 Corintios 10:14; 1 Juan 5:21)”.

“En cuanto al Pan, representa el cuerpo físico que Jesús sacrificó por nuestros pecados. Mientras que del Vino, la Biblia dice que después de cenar, Jesús tomó la copa y dijo: “Esta copa significa el nuevo pacto en virtud de mi sangre” (1 Corintios 11:25). Jesús hablaba del vino que había en su interior y que representaba la sangre que sacrificaría”, culminó el creyente.

Por: María Teresa Canelones