Petróleo: Cuba intenta blindarse ante la crisis venezolana
Foto referencial

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha revisado sus previsiones sobre la demanda global de petróleo en 2017 y 2018.

La revisión obedece al doble efecto del ascenso del precio del barril; así como unas temperaturas más suaves de lo habitual al comienzo del invierno boreal.

El resultado ha sido una corrección muy significativa para el cuarto trimestre de 2017; con 311.000 barriles diarios menos. Aunque para el conjunto del año la reducción es de 50.000 barriles diarios.

La información la dio a conocer la AIE en su informe mensual sobre el mercado petrolero, publicado este martes 14 de noviembre.

Lea también: Desde el 22 de noviembre se realizará el Congreso Nacional de Semillas

Los autores del estudio indicaron que también han tenido en cuenta el encarecimiento del precio del barril, que es de alrededor de 20 % desde comienzos de septiembre.

Eso significa que el consumo medio de crudo en 2017 será de 97,7 millones de barriles diarios. 1,5 millones de barriles más que en 2016.

Menos consumo del previsto

Según el informe de la AIE, para 2018, la demanda se situará en 98,9 millones de barriles diarios. Aunque supone un incremento interanual de 1,3 millones de barriles, significa 190.000 menos de lo anticipado en el informe del mes pasado.

Por el lado de la oferta, la agencia hizo notar que en octubre subió en 100.000 barriles diarios la demanda. Y aunque llegó hasta 97,5 millones de barriles, son 470.000 barriles menos que en el mismo mes de 2016.

 

Pero fuera del cártel petrolero, las extracciones de crudo están aumentando; esencialmente por Estados Unidos. Por lo cual, la AIE calcula que ese alza será de 700.000 barriles diarios en 2017, y de 1,4 millones en 2018.

El estudio constata que tras las recientes subidas de precios están las inquietudes geopolíticas, en particular las purgas internas en los círculos de poder en Arabia Saudí y las crecientes tensiones políticas en la región.

 

Si no hay una crisis geopolítica, la AIE no prevé una vuelta a una normalidad de precios que elevaría su suelo de unos 50 a 60 dólares por barril.

Con información de EFE/ Analítica

DEJA UNA RESPUESTA